lunes, 14 de marzo de 2016

El tiempo ya no puede ser exacto

El llenado de los tiempos está rebozando. Sus trastornos hablan de ausencias. El tiempo ya no puede ser exacto: ha caído en la deriva de la memoria. Sin embargo, la anarquía al revés instaura el orden; pero un orden hecho de las frágiles astillas del tiempo. Su miseria será la que quedará a los hombres. Por eso no llores: que hay recuerdos todavía.