sábado, 10 de enero de 2015

Ya vas descalza sobre las brasas de esta hora



Ya; ya vas descalza sobre las brasas de esta hora. Ya vas con el corazón abierto al sueño. Menuda, como un dolor abierto. En ese cambio de ojos que me da esperanza. Tras tantos años de espera, me ves aquí llorando. ¿Me has olvidado? Me has olvidado. No me has olvidado. Perezosa. Después tú. Después el tiempo. Por soportar la sombra de la espera. Sí, yo esperando.

.                                                                           ****