jueves, 29 de enero de 2015

En ti la lluvia crece invisible


Crece y crece este mundo confundido; tiembla, llora, recuerda. En ti la lluvia crece, invisible. Tus manos llovizna, flotan en campos perdidos. La música de tus labios, llueve. La avaricia de las tejas, sueña. Allí suena la noche. Y llueve y llueve mientras la noche hace un repaso a los tiempos. Y pasan hambre del pasado. La noche entra entre líneas. Viene al pecho con sus alas vibrantes.

.                                                                    ****