martes, 24 de diciembre de 2013

Y juntos errábamos con la desnudez de la música


Y juntos errábamos con la desnudez de la música.

También la roca gritó.



alrededor, fuego.
distraído y quemando
creyéndose dormido,
inocente como el Paraíso.

canta el aire ardiendo
el azul se derrite hermoso,
toma la ventana,
la hace boca de fuego.

se despierta la calle,
encendiendo las luces
para ver la flama.

se embriaga la llama
sobre el escenario.

bajo los focos de los bomberos
baila y baila
alegre y desnuda
la llama.

Antes de que el chorro,
curvo y tenso,
llegue,
rompiendo el cristal de la noche,
levanta, del jardín, la tierra,
y debajo desaparece.

.                                                              ****