martes, 31 de diciembre de 2013

Un palacio es tu brazo con una embriaguez terrible dulce como la grandeza


Un palacio, es tu brazo.
con una embriaguez terrible.
dulce como la grandeza,
enorme.
abierta risa
mirada gorda
alrededor de mi cuello giraba
como de amor guillotina
arrastrando hacia la caída mi ropa.
Mas, yo, sumiso, no protestaba,
mordía tus codos con ansia y baba.
lamía la herida de tu frente como cosa extraña.

.                                                                               ****