domingo, 1 de diciembre de 2013

Aquí te escribo porque no tengo otro lugar


Aquí te escribo porque no tengo otro lugar.
Sí. Aquí te escribo.

una marcha como un muelle,
como una esfera.
redonda y predeterminada,
provista de futuro;
dos pasos.
Las cortinas del camino.
Las terribles sombras de los árboles.
sin matices.
hacen páginas negras ofrecidas al viento.
son pliegues del campo
de ese bosque sin líneas.
encerrado por las rondas de las sendas,
abolido,
pero, a veces, grita
con aullido de bosque
con el cristal de sus hojas

.                                                                                 ****