sábado, 14 de diciembre de 2013

Los trenes rompe-sueños



Son las cuatro de la mañana.
Ya dos horas esperan.
Ha pasado el primer tren de la mañana.

Los trenes rompe-sueños;
los trenes.
arrastraban el hierro por los suelos,
calentaban los raíles,
traqueteo.
Tiembla el suelo y la cama,
tiembla el sueño.
No habrá escuela en la cabeza,
no habrá enseñanza.
Entre lámpara, trenes y espera,
no habrá futuro mañana.

.                                                                              ****