miércoles, 4 de diciembre de 2013

En tantos dedos rotos, en tantas lágrimas


Seguiré soñando
con este sueño obsesionado en darme vida
En esta marcha, en este verano, la vida misma
No veo en esta vida de acero.
los motivos
He sido un movimiento
A toda mancha
A primera voz
A La palabra
no dicha
A la bruja palabra.
aún.
Creo en los cuentos de hadas de la vida
en su voz
en tantos dedos rotos, en tantas lágrimas
Se han alzado al frío sol ante el engaño.
El sol el sol
se viste al otro lado.
donde nace la vida
con los brazos
alzados sobre los nuestros
a veces en la ausencia.
Esa lluvia está vacía
como tantas noches
como tantas.
Se han modelado
del otro lado
del otro lado del incendio
¿donde está? ¿qué está?
abierto.
Son los años
son los años abiertos
atados a tu cuello.
son un diálogo
entramado y atado.
La palabra es un olvido.
primero
una voz de nunca
estuvo
estuvo
tan
nunca
que parece olvido.
Un poema es una deriva.
así como la esperanza
así
empantanan los caminos
de hambre y miseria
una embriaguez de esperanza
yace sobre mi cabeza
en torno a unas alas.
Son abejas como palabras
y a lo lejos poema
como todos Los Hombres
que son calles.
Y he dejado la vida como si nada.
de ti velando.
Y la vida son árboles de antaño.
y un adiós a la sombra.
Son bosques, dicen.
Son flancos
del costado del baile.
del costado de la llama.
desvestida
como una orquesta
como una fuente
como un éxodo del desierto.
desvestida como del espejo las dos partes.

.                                                                 ****