sábado, 21 de septiembre de 2013

Un invierno entrando en la carne


ya sentía la carne vomitar.
un latido
bajo la piel,
una mentira.

aunque no existía
forma de entenderme.

y veía y veía,
todo lluvioso

como un mensaje.
fue un dardo de sangre.
un invierno entrando en la carne,
pendiente.

.                                                           ****