martes, 24 de septiembre de 2013

En todos nuestros juramentos


me pones en tu voz y en tu boca,
sobresaliente,
sabia,
sobre tus lechos,
de tierra y agua,
en mareas muertas
en todos nuestros juramentos,
en sus parques,
apuntalando árboles
y el agua y candados
y jardines que se abren,
crepúsculos,
de pan traídos a tu boca,
y barcos y noche,
y perras cadenas.

.                                                           ****