viernes, 6 de septiembre de 2013

Que duren estas violetas como bahías bulliciosas


El trapecio de los sueños
En las copas de mis manos
Vi barcos amarillos
como frutas paradójicas
paisajes del tiempo.

Las manos sin raíces se caen al agua.
Ahora aterriza el sol
haremos cosas como lunas nuevas
y ventanas como observatorios.

Si se puede mirar, y escuchas la noche,
y hablas bajito, miras lo negro,
suspira.

que duren estas violetas,
como bahías bulliciosas

.                                                          ****