lunes, 30 de septiembre de 2013

El amor es un maldito insomnio


la noche gotea
las sombras gotean
fragancia
y mentira

y el mundo a dos horas de dormir
en sus modos de insomnio
sarna

se levantan los ojos
desatan la noche dentro
las formas violentas que renuncian al sueño

huye el día
atrevimiento de la noche

todas las imágenes en los ojos
como ferias
clavadas en la retina
cáscaras
mortajas

engaño de las cosas
a trizas
desde las bolsas repletas de calle
la cama rechazan

sueño
enterrado
despojo
como tantas vidas

ya no cantan los gallos: las ciudades están muertas

el sereno del relente grita
golpea
la cama replicando de sueño
florecen, las sábanas
solas y arrugadas

errantes de cama

de tela plegaria

ardo de insomnio
vuelvo las esquinas de las puertas
cierro armarios
recito los números del mando
apago y enciendo la pantalla
de repente veo el sol:
es solo un deseo

el nombre de la condena
volverá mañana la noche
correrá por los pasillos
a escondidas el sueño
sonoro como la tierra

bebo agua y leche
miro al cielo
alguien dice algo en la calle

no encuentra su casa su cama

déjalo
déjalo ya
no insistas en dormir
dormir no es necesario

me ahogan los minutos
el aburrimiento
dentro de la herida  

suena un relámpago
hace crujir la noche

contesta el silencio

mi voz en mi mano
ciega y perdida

vana

huelen las alcantarillas a pescado
sacuden la podredumbre
despeñan nuestras miserias
enredadas entre restos de comida
espuma
plumas de pájaros muertos en la noche
pezuñas de vacas
del matadero vecino
danzan por las alcantarillas

espumosos arroyos subterráneos
cloacas nocturnas

afuera sigue el insomnio
como un cuervo
como un hombres sin nube

se hinca el silencio

caen en la noche los nidos muertos
crujen sobre las aceras desiertas de gatos
hablan de viajes y vuelos
como un viejo marinero

son eternas las corrientes de la noche
torres de espacio moviéndose
como estacas densas

.                                                                       ****