martes, 16 de mayo de 2017

Estábamos en nuestra próxima puerta

De la lluvia de la noche. De tu cabeza. De lo mismo y lo de siempre. Y ahora. Nos reíamos hasta de nuestro nombre. Cierto es que aún no ha llegado el tiempo. Cierto. Nos sanábamos los ojos con miradas. Estuvimos a un paso. Estuvimos en todas la vueltas. Como pájaros migradores volvíamos a nuestras manos. Estaba el campo esperando. Estábamos en nuestra próxima puerta.