miércoles, 3 de mayo de 2017

Desnuda como un eclipse

Con el mar enfrente. Con sus estrechas aguas. Y volverte a mirar y perderme. Y nombrar el adorable tiempo. Desnuda como un eclipse. Sonriente y batalla, cuando rompías el sello del olvido. Me albergabas en los rincones de tu cuerpo, en el nido de tus gotas. Hice correr mi pecho allí donde me perteneces. Hiciste la curva de tus senos y de tu vientre. Llegaste al amanecer de mi cuerpo. Y allí, nos alimentamos como ocas.