viernes, 19 de mayo de 2017

Eres mar y encina

Eres probablemente mi existencia, la lengua de mi alma, los ojos de mi cabeza. Eres grande como los recuerdos, raíz arraigada; y por tanto, mar y encina. Eres el último tiempo venido, mi rebelión, y algo de sorpresa. Eres el sofoco de mis silencios, mis labios rebeldes, y algo que no sé cómo se dice.