domingo, 26 de junio de 2016

Vuelvo al hueco de tu boca

Vuelvo al hueco de tu boca, a tu camino, a tu mente. Había, entonces, por aquel tiempo, noches frescas, miradas sublimes y hermosas. Nos hacíamos jirones los labios, las manos hinchadas, mendigos de avaricia. Porque sabes que te quiero como el que quiere y respira. Amo tus manos mientras caminas, tu fe y tu noche. Amo las horas que paso contigo y tu cama. Amo cuando te pienso como se ama a la gota del néctar.