domingo, 12 de junio de 2016

Viene el desconsuelo; solo viene

A esta habitación no le queda mucho tiempo, ni para el azar ni para la muerte. Tal vez se abra la puerta y entre la búsqueda y coja lo que se le debe. No estaba decepcionada de la libertad de las calles. Se abren los escalones y por las subidas rezan. Vienen a buscarte. Viene el desconsuelo; solo viene.