domingo, 31 de enero de 2016

En estos manzanos de piedra

 Tú, mi amor, eres todo aquello que me conserva la memoria. En esta oscura nube de seda, en estos manzanos de piedra, se alimenta el apogeo de la desgracia.