martes, 5 de enero de 2016

Alrededor de las olas tengo tu horizonte

No puedes hacer nada por mí, por mi muerte, nada que la vida no haya hecho. En este mundo sin ventanas te avecinas. Alrededor de las olas tengo tu horizonte. Tu desafío de mar hacen trick con mis huesos. Y me defiendo del mar, de sus abismos, de los recuerdos dormidos en el viento. Aquí, encerrado, intuyo tu llegada solitaria, tus recambios del cansancio. He oído la piel de las olas, la respiración de las gotas del silencio, la lentitud de los granos del mar.