jueves, 7 de enero de 2016

Toda tu piel grita en los pasillos de la muerte

Todos tus nombres. Toda tu piel. Así tu mirada. Vino una especie de tormenta, su avidez. Vinieron tus brazos enmudecidos. La última hora llama. Vino la noche quemada: el tumulto del universo, un grito infinito, los pasillos de la muerte.