domingo, 10 de enero de 2016

La bruma de la vida: un tren invisible que te arrolla

Como si conocieses la bruma de la vida como un tren invisible que te arrolla. No hables de las noches que no has conocido, no hables. Estábamos sentados en el umbral del insomnio. Nuestras mecedoras. Nuestros zapatos sobre sus pies. Un aire a vapor de tabaco. Grillos y tv suenan. Gestos desenfadados de olvido y otras nueces. No salíamos a la bolera donde la última vez no pagamos. Después de la próxima paga será. Tendremos que comprar antes la bombilla para el cuarto de baño y poner la que tiene en la entrada.