miércoles, 23 de septiembre de 2015

Y te acercas lejana y rota



Y te acercas lejana y rota con tus hijos futuros en el vientre. Y las ráfagas sangran, y se inclina la esperanza. Y allí quieta con tu vientre pleno reclamas las heridas.