domingo, 20 de septiembre de 2015

Tú me creas a cada instante laberintos



Te traigo mi laberinto, su exceso. Tú me creas a cada instante laberintos, con ambos metidos dentro: yo, buscándote y tú en cada sombra. Te pido ayuda bailando, y mientras, tú cantas. Te hago flores de laberinto. Te bailo; te cuelgas de las ramas. Te balanceas entre tus laberintos.