miércoles, 16 de septiembre de 2015

Al principio, llorón; al final, triste; y en medio, amor.



Que esta mano te sirva de lágrima. Que luzca la pena que nos separa. Que la belleza, hoy, haga cielo y esperanza. Son los campos de color, difusas tus manos, confundidas entre nuestros cuerpos. Fuiste mis ojos, mis sombras, aquello que me duele, la anulación de la violencia.