sábado, 5 de septiembre de 2015

Ese fue el cierre de las sombras.



¿Qué pasa con tus dedos?
Como tres generaciones llevan ya despegados.
Son mensajeros.
Tres generaciones de huellas.
Y un amigo perdí con el mensajero.
Un amigo de pelo largo, alto y moreno.
Ahora reposa en una mañana inolvidable,
en un hueco sin pellejo.
Esa fue la culminación que le cerró el mundo;
ese fue el estallido de la tristeza.
Ese fue el cierre de las sombras.