sábado, 22 de agosto de 2015

Ya no sé andar ni huir de los cuadros.


Lo que no se dice queda retenido cuando duermes.
Solloza tu nombre en nuestra habitación encendida.
Y las sombras hacen huir lo que pienso.
Mira, ya no sé andar ni huir de los cuadros.