lunes, 3 de agosto de 2015

En el libro de los sordos te escribo



Háblame desde el rincón de tu cama. Oigo tus pasos invisibles, tus paseos blancos. Voy a dormir en el rostro de tus sábanas. Cojo tu mano muerta
y en el libro de los sordos te escribo.