lunes, 17 de agosto de 2015

Como abrazos saqueados en el otoño de las aves

De tu boca, ese riachuelo de huellas, esa mejilla separada,... De tu boca, ese vis a vis del tiempo,... De tus labios resbaladizos... De ahí no tengo el dolor del oleaje.
¿Por qué me pesas como algo desconocido? Nacen en ti mis sueños como restos
de mi cabeza, como abrazos saqueados. Te esperaba y vuelves y te alejas ya borrada. Y vuelves y amagas y fermentas. Como la hoja que se esconde. Como lo borrado. Y me importas. Y miento como una ala al viento. Este es el otoño de las aves. Y me miras y te ríes y te vas con la fe de la tierra. Me abrazas de amor dormido, despiertan las últimas noches.