miércoles, 19 de agosto de 2015

Estuvimos en esa mano negra de la ceguera


Estuvimos en esa mano negra de la ceguera,
allí perdidos en la ignorancia del tiempo.
Ya no quedaba lugar, ni salida, ya no lucían nuestros ojos vencidos. /
Y no entiendo como puede haber tan poca luz.
No entiendo los reflejos de la tierra.
No entiendo esta miseria.