jueves, 20 de agosto de 2015

Me quedaré con tu nombre, aquí en carne.


Pero llegó el día; ahora dame tus manos. Deja que emprenda el camino del recuerdo. Quiero ver tus manos como semilla de la tierra. Quiero ver tus palabras secretas.
Solo quiero oír tus dedos cuando pasan por el aire.
Me quedaré con tu nombre, aquí en carne.