martes, 4 de febrero de 2014

Y ahora sin ti el cielo está calcinado



No te muestres tan insolente, mi amor, que esto es tierra.
Allí un corazón en ti tuve gran urgencia, frente a la demencia.
Allí fueron todas mis palabras como gradas de cielo.
Y ahora sin ti el cielo Está calcinado.
Allí fui piedra y terror vivido
Allí fui algo de muerte
Con las manos abiertas te miro como si fuéramos historia.

.                                                                              ****