domingo, 23 de febrero de 2014

Sonreí a la carne y puse en carcajadas bien unidas esa alegría salvaje


Sonreí a la carne y puse en carcajadas bien unidas esa alegría salvaje.
Noté las luces brotando en línea recta por todas partes.
Los agarres temblaban La carne tierna
Se calló el oído Ciegos los ojos Grande la boca transparente aferrada.

.                                                                         ****