jueves, 20 de febrero de 2014

Las máquinas deseantes sin cabezas y ciegas


Las máquinas deseantes sin cabezas y ciegas.

Le abrió los ojos.
No encontró mirada.
El líquido casi transparente goteó.

.                                                            ****