viernes, 17 de febrero de 2017

Tomé cita con el pasado

Estaban solas las puertas para consumir el tiempo. Era la casa un dormir. Una vez sellado el espacio verifiqué tu presencia. Vino un soplo de tus palabras escritas sobre el papel de la mesa. Quise dormir. Quise despertar. Quise tomarte como el que duerme. Tus dedos desconocidos quedaron como pedazos. Se me entrecortaba el sentimiento con pereza. Tomé cita con el pasado a la hora de la esperanza.