lunes, 6 de febrero de 2017

De ese lado de la fuente el amor

De ese lado de la fuente el amor tomó el primer trago. Inclinó su cabeza mirando de reojo el rayo de luz del sol que atravesaba al agua. Sonrió mientras mientas el agua cristalina enfriaba sus jóvenes labios. Puso la mano que le quedaba libre bajo su boca en forma de cuenco para que nada se le escapara. Cuando terminó le dijo a ella que bebiera, que estaba rica, que era buena. Ella se acercó, sujetó su vestido entre sus rodillas, y tomando su pelo con una mano, bebió.