sábado, 4 de febrero de 2017

Nos hacíamos bocados perfectos

Teníamos una extraña fiebre en el cuerpo. Cada vez era como relámpagos. Nos hacíamos bocados perfectos. Lo llamabas nuestra fuerza creciente, como un punto cero de donde surge el amor.