viernes, 10 de febrero de 2017

Cantaban nuestras manos como pájaros ladrones

Cantaban nuestras manos como pájaros ladrones sobrevolando tu pecho a la sombra de tus cicatrices. Vienes de acuerdo con la vida en el sentido fugaz de tu presencia. Bajo tu vestido se hizo el hambre, se acurruca la distancia, y brillan los idiomas de tu cuerpo.