jueves, 16 de febrero de 2017

En los locos pedazos de la fiebre

Estábamos en los locos pedazos de la fiebre en las noches que cruzábamos el mar. Discutían nuestras manos como un agitado viaje. Parte de ti crecía como una vela, como un cifrado equipaje. No había regreso en aquellas noches de intuición, solo magia desnuda. Estaban las puertas del dormir cerradas. Mientras, dormía el silencio entre nuestras piernas.