miércoles, 6 de agosto de 2014

¿Por qué no encuentras mi mirada?



¿Por qué no encuentras mi mirada? Nunca la encuentras colgada en el Tiempo, antigua, perdida, manipulada. La perdí en tus círculos, en tus círculos de piedra.
Alrededor veo caerse un grieta futura, deshojada como ruina; esa tinta de temporada, toda brasa vigilante como un tumulto pleno, en el borde de tu cuerpo,
detenido y seco.

Crece y crece como un cultivo descarado, como un campo de oxígeno, concreto y salvaje: flujo verde como mi sangre. Es amor esta plaza de las flores. Es el amor y me encarno, y cedo, y me abrazas y cedo; y en tu boca me acunas, me viertes como un canto.

.                                                                          ****