miércoles, 20 de agosto de 2014

Mi calle tiene una herida


Tu maná hecho cuerpo cayendo como modelo de la carne. Con tus solas manos, propias de mi calle. Mi calle tiene una herida: la tuya, aquella que me dejaste. Tu herida pinta un viaje: por tus colisiones, tus rasgos, tus pinceladas estallan. La calle tuvo una herida. Insistía una herida limpia hasta que murió en sueños. Sueños de cama y otros cuentos. Pintura del dolor. Dolor rebelde. Rebelde como un arma. Y un cuadro como una penuria, hecho pedazos. Un viaje ilustrado hacia la muerte. Una definitiva. Un gráfico de rompecabezas.

.                                                              ****