miércoles, 15 de enero de 2014

Desde ti, y ahora, recuerdo


recorría
tus senos
como un hombre
ahora
tú, inmortal,
grande,
como ola de ombligo
me hace.

desde ti,
y ahora,
ahora que te recuerdo
te has ido.

pálido ha quedado el horizonte
como un esqueleto
libre de objetos de arcilla.

tumbado y divino
en un amor, tu cárcel, tu belleza de tiempo,
me retomara.

y yo, hombre acabado,
en pleno día,
en ti buceando.

mi sentimiento se agita,
invencible,
como un dios de carne y arcilla.

me arde la cabeza y el corazón sorprendido
de miedos libre
espléndido y concedido.

dichoso y presente,

¿de dónde vine? y tu vida, sin mí, tan corta.
por ti resucitado.

.                                                                               ****