sábado, 25 de enero de 2014

Como tu voz débil de madera


ya me has puesto en la terrible desconfianza
y así todo es ya terrible imposible.
y me aferro a este existir me aferro
como tu voz, débil,
de madera.
y esto es
como el ruido del silencio
que entró aquí hace tiempo diluyendo las palabras.
Dentro, nos coge ya como muertos
como tumbas quejándose de este infierno.

.                                                                                ****