miércoles, 21 de junio de 2017

Y se borra y se borra la pena solitaria

Y se borra y se borra la pena solitaria. Y sufriste y sufriste de las palabras. Y los gritos ahora; ahora y en las horas del silencio. Más adelante tus labios y el recuerdo, los árboles y la distancia. Ya fueron ventanas y agujeros del tiempo, laberintos del me callo, de tu aire, del dolor, por si lloro. Duele, sí, duele como una dureza perenne.