miércoles, 14 de junio de 2017

Para cuando la boca se abra

Quédate tú también en mis manos. Para cuando se abran los ojos. Para cuando la boca se abra. Quédate sin ropa y radiante. Que estas manos te extrañan. Me hiciste abrazos de agua, danza de tus labios. Y si tengo que empezar, empezaré por tu carne. Quédate en la embriaguez de la cama. Entre tus cabellos. Toda mojada.