viernes, 14 de abril de 2017

Sexo feliz, loco, danzante

Y eras toda latidos, saltos, belleza. Me perdonabas el cuello y las manos como pozos saciaban nuestra sed. Y tus esplendidos vestidos eran aromas frescos. Se nos quedaba la mirada blanca y deseo. Caían las gotas de nuestras risas como arte de la ventana y lluvia. Negra tu mirada de placer. Mojados dientes de carne. Sexo feliz, loco, danzante.