martes, 11 de abril de 2017

Me desperté entre tus dientes como una huella rota

Con tu cuerpo como muralla y armados ojos, vigilabas las puestas del sol nefastas. Era tu jungla. Eran tus senos apretados. Cubiertos por arroyos caudalosos. Me desperté entre tus dientes como una huella rota. El color de las piedras chorreaba de tu boca. Los hombros empapados por la turbina de tu pelo. Fui saliendo de esa casa de arena en los intervalos del espacio.