jueves, 22 de diciembre de 2016

Y por debajo del caleidoscopio, un laberinto.

Y un barco del tiempo contaba las noches. Un cielo, un agujero, un mar penoso. Fui testigo del aire, arrebato de sirena maléfica. Unos gritos de primavera loca, corderos sin lana. Y por debajo del caleidoscopio, un laberinto.