viernes, 2 de diciembre de 2016

La verdad reversible del dolor y del amor

Es el dolor el despertar de las rosas. Tiene el corazón nudos que el azar no puede desatar. Y mientras tanto tu cabeza da vueltas en mi corazón. Dentro de ti, dentro de mí, el mundo se hace. El vuelo raso del pájaro da picotazos en el suelo. Nuestros bolsillos hacen círculos en el vacío. Es el jardín el marco del Destino. Mientras, el escarabajo negro recoge la vida entre las plantas sin rumbo. ¿Dónde están, mi amor, tus heridas? ¿Dónde está tu sangre limpia? ¿Dónde pasó tu rápida palabra? Es el grito veloz como el dolor. Es el camino como una boca. Son los pasos los pies de la huida. Ya estaba molesto el escrito debajo de tu cama. Ya estaba el cuerpo desnudo. Y la clave imaginaria de tus dedos se convirtió en verdad reversible.