lunes, 1 de agosto de 2016

Ya no habrá brumas de noche sobre mi boca

Esos fueron los enredos de tus brazos y su tumulto, sus miradas locas. Me coges el amor escrito en mis manos como si fueses a leerme la vida. Ya no habrá brumas de noche sobre mi boca.