martes, 16 de agosto de 2016

Te miro la parte del olvido

En la caja olvidado de los nombres. Por eso tomo el tuyo y lo abro, cada vez como nuevo y desconocido. Abro su carta sobre la que se abre. Le miro la parte del olvido. Y allí te veo en la tristeza del no reconocerte.